Vecinos y académicos proponen un Port Vell marinero como alternativa a los yates

Fuente: La Vanguardia

Reivindican un plan de acción para los cinco puertos de Barcelona y conservar su abundante patrimonio

El Port Vell se transformará en una marina para yates de mediana y gran eslora, mientras que el puerto pesquero se abrirá a la ciudad con nuevas instalaciones y restaruantes LVE

Un nuevo concepto, la maritimidad de Barcelona, ha logrado que una heterodoxa representación de la sociedad civil de la ciudad una fuerzas contra la reforma del Port Vell. Este neologismo, nacido en 1991 en la Sorbona, alude a las múltiples formas de relación entre el mar y los ciudadanos y recuerda que el puerto no siempre han sido yates y transporte de mercancías. Vecinos de la Barceloneta, el Gòtic y la Ribera, académicos de la UPC, activistas culturales y profesionales de la marina mercante se confabularon este martes en el Ateneu Barcelonès para declararle la guerra al proyecto que han acordado el Ayuntamiento de Barcelona y la Autoritat Portuària.

Ponentes y asistentes empezaron a vertebrar una estructura de trabajo y movilización “para la conquista ciudadana de este espacio” mediante su principal arma, la agitación. “Los negocios no quieren follón, le tienen verdadero miedo”, aseveraba un participante. Se convirtió en una asamblea improvisada, pero la excusa oficial de la cita –convocada por SOS Monuments–, era presentar las conclusiones del Workshop El futur dels Ports de Barcelona, que ha tenido lugar la última semana de enero en la amenazada Facultad de Náutica de la UPC. Lo ha impulsado IntraScapeLab, un equipo multidisciplinar de ingenieros de caminos, canales y puertos, arquitectos, economistas, urbanistas e historiadores, con la colaboración de la Plataforma Defensem el Port Vell.

Coinciden en que, en apenas 30 años, la ciudad ha perdido muchas de sus formas de relación con el mar: los paseos por el rompeolas, la pesca deportiva, los baños de Sant Sebastià, la gente de mar y las tabernas de La Barceloneta, los chiringuitos, los clubs populares de remo y vela… La pesca ha perdido espacio –por su declive económico– y el comercio y la restauración han erradicado la maritimidad del Moll d’Espanya –hoy Maremagnum–. El principal negocio en el Port Vell es hoy el turismo y eso es justo lo que los activistas quiere revertir: “Un puerto monofuncional tiene menos valor económico que uno multifuncional”, advierten. La reforma aprobada, critican, reducirá la lámina de agua visible –la superficie libre entre dársenas–, privatizará la orilla con un vallado de seguridad y restrigirá el disfrute del Port Vell a los dueños de amarres, que dispondrán de un restaurante e incluso un spa.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s